El guiur de Emma Sánchez Lacher marcó el inicio de una nueva etapa de la historia judía latinoamericana. Con su caso se constituyó el primer Beit Din (tribunal rabínico) de la región que dictaminó, a pedido de sus padres, su bienvenida al Pueblo de Israel.

Emma, de 16 meses, es hija de Diego Sánchez y Michael Lacher. Diego es ingeniero civil y es colombiano. Michael es jazán y estudiante de Ciencias Políticas. Es israelí pero se crió y se formó en la Argentina. Juntos formaron una familia y viven en Medellín. Son el primer matrimonio constituido por dos hombres de la historia de Colombia en adoptar. Aunque solo uno de ellos es judío, los dos decidieron que su hija Emma reciba educación judía y solicitaron al Beit Din la realización del guiur.

Para acceder a la solicitud el Beit Din evaluó el caso y resolvió reconocer la unión de Diego y Michael como un matrimonio unilineal, es decir un hogar judío integrado por una pareja intercultural. Al mismo tiempo reconoció el derecho de una pareja del mismo sexo a presentarse ante el Beit Din y por tanto, conceder a Emma un “guiur katín”, una conversión “reducida”, condicional, que deberá ser ratificada por ella en su vida de adulta. Esta resolución encierra una concepto central para este Beit din: las decisiones son libres e individuales de cada persona 

El viernes 27 de julio de 2018 el Beit Din se constituyó en el Centro de Espiritualidad Judía MIshkan donde se le comunicó a Diego y Michael su decisión. Al día siguiente, los padres, amigos y familiares de Emma celebraron su Simjat bat en el Templo Libertad.

El caso de Emma marca un punto de partida en la construcción del judaísmo progresista latinoamericano, con prácticas e ideas centradas en la inclusión, la igualdad y el respeto por la diversidad.