El Movimiento Reformista Latinoamericano a través de sus instituciones centrales: la Unión del Judaísmo Reformista de América Latina, e Rabinato Reformista de la República Argentina, el Instituto lberoamericano de Formación Rabínica Reformista, y Arzenu, declara que:

La Halajá es el texto de la Halijá -el andar-, el registro de los usos y costumbres de las diversas comunidades en diferentes momentos y lugares. Estamos fuertemente comprometidos con el estudio de las fuentes para conocer y continuar con la tradición: estudiar, decidir nuestras acciones y transformarlas en textos.

El ser judío no es un asunto sanguíneo ni genético. Sin diferencia alguna, mujeres y varones somos imagen de lo divino. En consecuencia, consideramos judío a todo aquel que siendo hijo de un padre y/o una madre judío/a, vive una vida judía y se identifica como tal. Así también, quien elige serlo y atraviesa el proceso correspondiente.

Los rituales son medios y no fines en sí mismos. Las costumbres de nuestro pueblo proporcionan la oportunidad de celebrar lo que nos es significativo.

Nuestras instituciones son inclusivas y dan lugar a cada individuo y a su familia. Es por eso que estamos con as puertas abiertas y a disposición para acompañara quién así lo desee, recibir a quién se quiera sumar y juntos dar continuidad a la construcción compartida según nuestra tradición.

El amor no es materia de legislación.